viernes, 15 de agosto de 2014

Salida laboral de un Licenciado en Economía

 ¡Terminé! ¿Y ahora?
La salida laboral es algo que nos debería interesar antes de ingresar a cursar cualquier carrera, porque es lo que verdaderamente vamos a hacer el día que terminemos de cursar.
Cuando uno lee la información de un programa determinado el panfleto o la página de internet debería hacer referencia al ámbito de actuación profesional, vulgarmente conocido como la salida laboral. Dicha descripción tiende a ser muy abstracta.
Hay una realidad, un título profesional no limita a su portador a un ámbito de actuación pero tampoco se lo asegura. Es así que hay muchas posiciones en el mercado laboral en las pueden solaparse distintos perfiles tanto de ciencias económicas como de otras disciplinas que pueden tener alguna afinidad. El caso más común de solpamiento por fuera de esta rama de estudio es con Ingeniería Industrial.
El economista argentino Jorge Ávila escribió una entrada en su blog(http://www.jorgeavilaopina.com/) muy interesante, titulada "Consejos para jóvenes economistas".
Este economista considera que un Licenciado en Economía no es un economista, sino que se es economista cuando se tiene por lo menos 15 años de experiencia laboral dedicada a la economía.
A continuación un fragmento de la entrada antes mencionada:

"Según la revista inglesa The Economist hay cuatro tipos de economista. El académico, el city economist, el business economist y el Treasury economist.
El economista académico es el que trabaja en una universidad. Enseña e investiga. Dicta cursos de grado y de post-grado, lleva adelante una agenda de investigación y publica sus resultados en journals internacionales, también en revistas científicas del país y en libros. De vez en cuando escribe para diarios y responde reportajes, aunque puede opinar sobre cuestiones públicas con mucha independencia; de vez en cuando puede ganar unos pesos en trabajos de consultoría para gobiernos, cámaras y empresas, y alguna vez en su vida se puede dar el lujo de asesorar a un candidato presidencial, un ministro o un presidente de la Nación. Es quien tiene el mayor entrenamiento formal de todos los economistas. En la década de 1970, bastaba con un Master of Arts. En la de 1980, con un Ph.D. A partir de la de 1990, es imprescindible un Ph.D. más publicaciones en journals internacionales. Si no cumpliera este último requisito, el economista será un académico de cabotaje.
Para ciertos temperamentos no hay mejor alternativa que convertirse en un economista académico de cabotaje. En estos tiempos de alta especialización, ser considerado como tal equivale a una descalificación profesional. Los académicos lo miran con desdén pues no publica en journals internacionales; los consultores, como se mira a un pariente pobre, y la mayoría, como a un ideólogo (que es una mala palabra). Creo, sin embargo, que este tipo de economista, si ha escrito con rigor y ha defendido propuestas relevantes desde el punto de vista conceptual, es el más útil para un país que se halla en trance de reorganizar sus instituciones y el que hace el mejor uso de la posibilidad de emitir una opinión independiente.
El city economist es el economista que trabaja como consultor de bancos y empresas o bien como parte del staff de investigadores de grandes bancos. La diferencia entre estas dos ocupaciones no es menor. Un buen consultor debe estar bien informado, debe tener habilidad comercial y necesita capacidad de análisis de la coyuntura. Está metido en un negocio y su éxito se mide por la plata que gane. Depende más de la información que del análisis. Una maestría en Economía, en el país o en el exterior, es suficiente. Le conviene hablar un inglés fluido. Le convendría tener un dominio de la econometría básica. Puede alcanzar mucha influencia mediática. Puede llegar a ser ministro de economía, presidente del banco central. No cabe esperar que tenga una opinión realmente independiente que lo lleve a enfrentarse al gobierno o a banqueros y empresarios, puesto que perdería valiosas fuentes de información y clientes. No hace aportes al pensamiento económico. Tampoco pretende hacerlos. Alan Greenspan, ex-presidente de la Reserva Federal, es un soberbio ejemplo de un city economist que logró fama, riqueza y poder.
A su vez, el city economist que trabaja para un banco necesita una formación académica similar pero, antes que un comerciante, es un funcionario. Debe saber alguna econometría y escribir buenos reportes, debe conocer detalles de su industria y tener la capacidad para sobrevivir en el inestable mundo corporativo. Ganará más dinero que un académico pero menos que un consultor. A menos que abandone su cargo en el departamento de research del banco y abrace una carrera ejecutiva que lo transformará en un manager.
El business economist es una especie de city economist que en lugar de trabajar para un banco lo hace para una empresa no bancaria; por ejemplo, una importante constructora, una importante petrolera o un importante fabricante de productos de consumo masivo. Si la empresa no fuera importante no tendría necesidad de tener economistas en su staff. En términos generales, necesita igual preparación académica que el city economist. Tendrá un perfil profesional similar, no será una personalidad mediática, no asesorará a políticos ni formará parte de gobiernos. No escribirá artículos que esclarezcan a la opinión pública. Y como su par bancario, si optara por una carrera ejecutiva incrementaría sus ingresos en buena medida.
El Treasury economist es el economista que opta, por vocación o por las circunstancias, por un trabajo en el gobierno. Los economistas son muy demandados como funcionarios de carrera en áreas como Hacienda, Comercio, Cancillería y Banco Central. Son útiles en el gobierno. De jóvenes, recolectan y procesan estadísticas, escriben memos y contestan expedientes y pueden asistir a excitantes reuniones de formulación de política económica. Para ingresar al gobierno basta una licenciatura en Economía, como en los casos del city economist y el business economist, pero para escalar posiciones se impone una maestría local o internacional. La carrera como funcionario público puede ser ingrata años después de la experiencia inicial. Se ganan sueldos relativamente bajos, aunque del gobierno uno se va porque quiere y no porque lo echan. El gobierno suministra de hecho un tenure, es decir, un puesto inamovible. Un profesional capaz puede alcanzar rápidamente una Dirección Nacional, que es el techo de la carrera técnica. Para mantenerse en ella le hará falta una buena dósis de habilidad política. En especial, mucho tacto y paciencia para colaborar con los impetuosos improvisados que rotan a gran velocidad en los cargos políticos (subsecretarías, secretarías, directorios y ministerios). También deberá tener la prudencia de no opinar con firmeza sobre nada. Como norma, un funcionario de carrera no llega a ministro ni a presidente del banco central. A estos cargos políticos se llega desde afuera, por la vía de la militancia política, la consultoría de alto perfil y, quizá, la academia.
Por cierto, existen otras ocupaciones que escapan a la taxonomía de The Economist. Es el caso del economista que trabaja para un organismo multilateral (FMI, Banco Mundial, BID, FAO). Es una interesante opción laboral para aquéllos que tengan vocación por el servicio civil pero le teman a la inestabilidad política nacional y aspiren a un sueldo más alto. Para entrar en esta carrera hace falta un Ph.D.; en lo posible, de una universidad norteamericana o inglesa. O el caso del economista que trabaja en una fundación privada de investigación (FIEL, Fundación Mediterránea). Para llegar a economista-jefe en estas instituciones se ha vuelto necesaria una formación de Ph.D., aun cuando las fundaciones se dedican a la consultoría sobre cuestiones de naturaleza pública (regulaciones laborales, mercado de la energía, sistema tributario, mediciones del gasto público). De forma que este economista es una combinación de académico y consultor. El trabajo es interesante, mejor pagado que el académico y goza de mayor visibilidad pública.
El periodismo es el último híbrido que se me ocurre. Por el tipo de formación que recibe en la universidad, un licenciado en Economía es ideal para el periodismo económico. Antes que una profunda formación, para destacarse en esta actividad hace falta curiosidad y versatilidad. Desde luego, el entrenamiento de una maestría agrega definición conceptual y perspectiva y por tanto puede servir para escribir buenos editoriales; sin embargo, el periodismo exige por encima de todo curiosidad y versatilidad. No sé si un buen periodista gana mucho o poco. Pero no me cabe la menor duda de que para volverse rico el periodista debe ser, además, un hábil comerciante. Julio Ramos, el fallecido fundador del diario Ámbito Financiero, es un magnífico ejemplo de este tipo de economista.
Acabo de tratar una cantidad de aspectos que ayudan a definir los caminos que tiene un joven economista ante sí. He empleado un criterio exigente, para jóvenes ambiciosos. Si tu ambición fuera otra, espero no haberte descolocado. Tenés que saber que la inversión que hiciste en la licenciatura en Economía ha valido la pena, aunque no vayas a trabajar como economista. Pocas carreras universitarias pueden ofrecerte la amplitud de visión y la capacidad de análisis que caracteriza a la que elegiste. Si no eligieras convertirte en un economista de profesión, serás sin duda un empresario, una ama de casa o un rentista con una formación inusual."

Creo que la última frase es de gran valor y de una gran sabiduría. El blog del Dr. Ávila es altamente recomendable.

18 comentarios:

  1. Si no eligieras convertirte en un economista de profesión, serás sin duda un empresario, una ama de casa o un rentista con una formación inusual."

    Eso es cliche . Por favor hay quien estudian economia solo porque es mucho mas amplio el campo de amprendisaje que administracion de empresas o contador publico, yo personalmente prefiero los numeros que ser consejera en economia, y prefiero ser ejecutivo o empresario con el amplio conocimiento que esta carrera te deja, este señor habla como un economista frustrado de esos que son profesores universitarios y no tienen experiencia laboral mas que en educacion. Es una suerte que este señor no sea psicologo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A este señor lo conozco personalmente, he sido alumno suyo. Es una persona muy seria, honesta y respetada. Llamarlo frustrado es una falta de respeto, fácil desde la impunidad del anonimato.

      Eliminar
  2. como dicen por ahi, el que mucho habla poco abarca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así no es el dicho. Pero repito, se ve que es fácil hablar desde el anonimato. Saludos.

      Eliminar
  3. Yo quiero saber si con estudiar eso(ademas de ser bueno en eso) obtendre un sueldo bien remunerado

    ResponderEliminar
  4. Imposible saberlo. Seguramente te ayude estudiar para, en el largo plazo, tener un sueldo bien remunerado. Hace un tiempo me contaron de un ingeniero joven que cansado de la burocracia, relaciones laborales y el salario que consideraba bajo, se compró un taxi y trabajaba 12 hs diarias. Supongo que es una cuestión de preferencias.

    ResponderEliminar
  5. yo estoy totalmente asustado. Por un lado me encanta la economía mas por la parte en la que comprendes el mercado, si hay algo que me fascina saber son cuestiones como el porque Samsung es líder en ventas de celulares, por que la empresa kodak cerro, por que sega no pudo competir con la Nintendo allá por los 90', el impacto que provoco Steve Job, al mundo entero, al fundar Apple inc. y los maravillosos productos que sacaron al mercado, la competencia por saber quien domina liderazgo en el mercado de Tablet's(así se escribe creo tabletas en ingles) como así también la competencia que se libra entre consolas portátiles y demás yerba. Creo que eso se ve mas en micro. Pero por otro lado me preocupa la salida laboral que esta carrera te ofrece. La mayoría de la gente que conozco que estudia esta disciplina,que son todos hijos o aparentados de políticos, están trabajando en la política ninguno trabaja en bancos y en empresas y podría decir que todos son de una alto poder adquisitivo(para no decir "chetos") podría decir que hay acomodo pero eso es lo que veo y yo no tengo familiares involucrados en política ni nada y no quiero trabajar en la política. Me gustaría saber si se podría trabajar en empresas en el área de marketing o en algo que tenga que ver con la compresión del mercado al cual estudia gracias o abría que hacer alguna maestría o post grado para acceder al trabajo en empresas. Pido disculpas si dije algo que fuera ofensivo. Gracias

    ResponderEliminar
  6. Matías,
    Entiendo lo que decís, pero vayamos por partes.
    1.- Economía no es Negocios/Administración: en economía vas a ver mucha matemática/estadísticas/teoría macro y microeconómica. Estas herramientas te permitirán analizar distintos temas, vas a tener una forma más analítica de ver el mundo.
    2.- Los temas que vos mencionás son más de negocios. Podrías luego cursar una maestría en administración de empresas (MBA).
    3.- Te puedo asegurar que hay mucho trabajo. En lo personal tengo trabajo, he pasado por varias empresas y todos los trabajos que he conseguido han sigo por mérito propio. No tengo familiares ni amigos en política. Y la gran mayoría de mis amigos y conocidos tampoco. Este punto no debería ser una preocupación. Esto que te comento es así en Ciudad de Buenos Aires. Tengo entendido que en otras provincias hay poco trabajo privado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una pregunta,de que se encarga un economista en una empresa,osea vos que hacer en tu trabajo

      Eliminar
    2. Hay mucha diversidad en los tipos de trabajos. Para desempeñarte en empresas en el ámbito privado, en temas generales, no importa tanto si sos economista, contador, administrador, etc... Podés trabajar como consultor, en research, en finanzas, et.. y cada uno de estos temas es muuuuy amplio. Saludos.

      Eliminar
  7. Muy interesante el articulo, me gustaría empezar a estudiar este año, suena como una carrera muy sacrificada pero parece valer la pena, al menos se habla siempre de una buena remuneracion. Consulta " Para entrar en esta carrera hace falta un Ph.D..." que quiere decir eso ultimo? ph.d?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. El Ph.D o Doctorado es el grado académico máximo, es la última instancia si uno decide dedicarse a la investigación y la academia. Saludos.

      Eliminar
  8. Hola, les comento, estoy estudiando contaduría, la carrera que eligió mi viejo (el es contador) siempre me dijo que la siguió por plata noma, a mi estudiando esto me di cuenta que me gustaba la economía pero mi viejo me dijo que se gana mucho de viejo, y yo la verdad que no quiero cagarme de hambre al principio, les pregunto si es muy difícil sostenerse la principio , necesito saber si en entre rios conseguiría trabajo rápido , el cual me permita no solo comer sino ahorrar bien. Me gusta la economía pero tengo miedo de cagarme de hambre jajaj. Gracias y espero un comentario. No es para ofender, sino para una respuesta sincera de parte de alguneconomista o alguien que sepa al respecto. Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te dedicás a lo que hacés podés vivir de casi cualquier cosa. Ahora, en la Argentina hay realidades regionales muy particulares. He conocido gente de distintas provincias que les ha costado desarrollarse como profesionales en sus lugares de origen principalmente porque en esos lugares el sector privado se reduce a la actividad agropecuaria. En la Capital Federal hay más oportunidades para desarrollarse como profesional en el sector privado.
      Saludos!

      Eliminar
  9. Este artículo pareciera caído del cielo. Estoy a 1 semana de anotarme en la universidad, y no tenía ni la menor idea de qué estudiar. Mi idea era seguir alguna carrera económica por la modalidad que sigue mi escuela, pero no podía decidirme por cual de todas. Sinceramente, estaba por elegir la carrera de Contador Público, porque considero que es la que más salida laboral tiene, pero me aclaraste muchísimas dudas, ahora veo que la Lic en Economía no se trata solo de asesorar compañías. Gracias.

    ResponderEliminar
  10. Muy buen artículo, el año que viene empezaré si Dios quiere la carrera de economía en la UCA y tengo mucha fe de poder sobrellevar la carga matemática de la carrera. Pero no me queda clara una cosa, es muy difícil conseguir un trabajo bien remunerado al principio? No me refiero a cobrar 50.000 pesos, me refiero a algo más cerca de los 20.000 pesos mensuales, no muy exagerado pero que te permita como jóven profesional poder alquilar y tener un mínimo ahorro mensual. Y otra cosa, cómo son las perspectivas laborales en el exterior? Es posible irse con un buen nivel de inglés? Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado, es dificil hablar de números en una economía inflacionaria. Lo que si te puedo decir es que cada uno hace su experiencia, hay gente que comienza con un sueldo muy bajo y después de un cambio de empresa y de capitalizar la experiencia puede dar un salto salarial interesante. También hay gente que comienza con un muy buen salario y el mismo no experimenta grandes cambios a través de los años. Te recomiendo que te concentres mas en identificar y poder hacer lo que te gusta, eso no tiene precio. Además si te gusta y lo hacés bien seguramente tu crecimiento sea muy bueno. Saludos.

      Eliminar